new media art collaborative network

Levántate Información técnica



Equipos

– Dos ordenadores:
> un ordenador procesa video digital
> un ordenador procesa sonido digital
– Dos interfaces Midi
– Un micrófono
– Un aparato de mezclas de sonido
– Un amplificador y cuatro altavoces
– Un proyector de vídeo

Software:

– Software de entorno de programación: MAX/MSP
– Software para procesar imágenes: Videodelic
– Software para procesar sonidos en tiempo real: NI-Spektral Delay


El ordenador para el vídeo procesa en tiempo real la imagen electrónica del cuerpo en descomposición. Video preprocesado, imágenes fijas y paletas de colores constituyen los materiales que utiliza el software de video digital. Los sonidos recogidos por el micrófono son divididos en cuatro bandas de frecuencia (baja, media, media alta y alta) cuya amplitud se utiliza para controlar parámetros de efectos junto con los valores del control MIDI recibidos del ordenador para el sonido.


El ordenador para el sonido procesa en tiempo real una composición musical algorítmica creada por Kent Clelland, vertiendo un flujo constante de voces digitalmente descompuestas en el espacio de la instalación.


Se utiliza una paleta de materiales grabados en una composición estocástica que comprende más de 1.5 millón de permutaciones basadas en un mismo tema, consiguiéndose así que la composición musical mantenga un estado continuo de transformación al igual que las imágenes que se procesan.


“Levántate” es una composición musical electrónica interactiva hondamente arraigada en el concepto de resonancia. Los materiales sonoros presentados por la instalación son nuevamente incorporados (reciclados) en el sistema, ahora portadores de la firma acústica de todos los elementos que intervienen.


En primer lugar, las tres estructuras físicas que directamente influyen en la resonancia acústica son la propia acústica de la sala, la firma acústica técnica del mecanismo de captura del sonido (el micrófono) y la firma acústica técnica de los dispositivos de salida del sonido (los altavoces).


El segundo nivel jerárquico de resonancia es el del público. Al utilizar las resonancias verbales del público y reciclarlas en la composición musical algorítmica como materia prima que se incorpora para llevar a cabo la descomposición audio-acústica, creamos no sólo un sistema interactivo sutil e intuitivo, sino que además estamos inyectando en él el elemento emocional humano.


Por último, el tercer nivel de resonancia es el que se da dentro del programa que es el corazón sonoro del sistema de “Levántate”. Este programa se encarga de la grabación y la reproducción del sistema de retroalimentación para el reciclaje de los sonidos. Los sonidos digitales que son grabados en el ordenador son analizados en tiempo real para determinar sus cualidades de resonancia y sometidos a filtros acústicos (descomposiciones de frecuencia). A este proceso de “deterioro de resonancia” se le inserta entonces una latencia variable entre los sonidos de entrada y los sonidos de salida del sistema.


Al mismo tiempo, el programa para el proceso de sonidos envía datos MIDI al ordenador de imagen para proporcionar distintos controles de parámetro además de activar de manera aleatoria las imágenes que el software de video utiliza para procesar en tiempo real, el cuerpo en descomposición digital junto con los sonidos captados por el micrófono.