new media art collaborative network

Levántate (Rise)


Awards & Exhibitions

  • 2001 Generaciones 2001, Obra Social Caja Madrid
  • 2002 Arco 2002, Obra Social Caja Madrid, España
  • 2002 VIDA 5.0 : SEGUNDO PREMIO EX AEQUO Y MENCIÓN DEL PUBLICO
  • 2005 Banquete 05, Centro Cultural Conde Duque, Madrid, España
  • 2005 Banquete 05, Gran Canaria Espacio Digital, Las Palmas de Gran Canaria, España
  • 2012 VIDA 1999-2012. Exposición retrospectiva de Arte & Vida Artificial. Fundación Telefónica, Madrid.

Texto de los Premios VIDA 5.0

Levántate es una instalación íntima que invita al espectador a una reflexión metafísica. Al entrar en una sala oscura, el público se encuentra con una fantasmagórica imagen de un cuerpo humano proyectado horizontalmente desde el techo. Una escultura blanca en forma de sarcófago sirve de pantalla, que recoge la imagen parpadeante de un cuerpo yaciente en constante proceso de descomposición digital. La iconografía del cuerpo femenino representado remite a tecnologías diagnósticas de visualización científica del cuerpo humano, o a imágenes de campos energéticos termodinámicos. El componente sonoro de la instalación es una composición musical algorítmica en constante transformación formada por voces digitalmente descompuestas. Un micrófono en la sala recoge los susurros y sonidos creados por el público contemplando la instalación. Estas resonancias verbales se reciclan a través de un sistema interactivo de retroalimentación acústico, incorporándose de esta forma no solo a la composición musical de la instalación, sino también a la imagen proyectada. Toda tecnología parece encerrar un deseo secreto de inmortalidad. La clonación, la ingeniería genética y tecnologías médicas de vida asistida son ejemplos de cómo en la actualidad se están borrando las fronteras claras entre la vida y la muerte. Con Levántate, Mariela Cádiz y Kent Clelland crean una sugerente reflexión sobre la disolución de éstas fronteras. Mientras contempla la instalación, el público rodea el sarcófago de forma ritualista. El título de la instalación, Levántate, sin duda tiene alusiones bíblicas, sólo que en este caso el milagro es tecnológico.